Roger Waters, lo hizo en el Zocalo de la CDMX.


  Roger Waters cumplió el sueño de miles de fans al presentarse por primera y única vez en el Zócalo de la CDMX, la cantidad de asistentes al evento fue de aproximadamente 200,000 personas según cifras proporcionadas por la SSP y aunque hubo un portazo, todo sucedio con saldo blanco.

  Con un lleno total, como se esperaba, el recital dio inicio a las 20:00 Hrs. para deleite de miles que ya se encontraban dentro y desesperación de algunos otros que aun se encontraban haciendo fila en cada uno de los diferentes puntos de acceso y no lograban entrar, ni escuchar debido a que los decibeles a los que fue ecualizado fueron notablemente más bajos que en sus shows del Foro Sol, no obstante asi, el show ofrecido por el bajista de Pink Floyd fue todo un exito y dejo con buen sabor de boca a los presentes, interpretando temas como "Breathe", "Money", el momento romantico fue con "Wish You Were Here", "Shine on you Crazy Diamonds"...sin duda alguna el momento cumbre fue cuando se hizo sonar "Another Brick on the Wall" tema en el cual invito a 14 niños a hacer coros, para despues continuar con "Confortably Numb", "Run Like Hell", "Dogs", "The Great Big in the Sky", "Mother", entre otros.



  Uno de los momentos mas emotivos fue cuando Waters dirigio un breve pero contundente discurso(mismo que dio en el Foro Sol) en el que hacia referencia a un encuentro que tuvo con algunos padres de alumnos desaparecidos de Ayotzinapa, mostrando su indignación por todos los crimenes de estado cometidos por el actual gobierno, tambien pidio la renuncia e EPN , mientras al fondo en la pantalla gigante justo frente a la Catedral se podia leer la palabra ¡RENUNCIA!, aunque esta vez, a diferiencia de los shows en el Foro Sol el significado fue mayor dado que fue leido justo en el centro político del país, justo frente al Palacio Nacional, y con un publico mas numeroso que gritaba, aplaudía y mentaba madres como esperando hacerse escuchar por quienes se han encargado de llevar en picada al país, no dejando a un lado al mismisimo Trump a quien llamo "payaso" y "pendejo" mientras tocaba "Pigs(Three Different Ones) y un cerdo volaba sobre el escenario entre la lluvia y nubes de humo de marihuana.




  Al filo de la media noche la psicodelia visual y auditiva llegaba a su fin con una muy calurosa despedida del Sr. Waters con un "VIVA MÉXICO CABRONES" y la imagen de la luna que quedo en la pantalla mientras el fiel sequito desalojaba poco a poco la plancha del Zócalo capitalino.









Por: Alejandro "Spiro" Longinos.
Fotos: Goodtrips Productions.
Share: