El Festival hizo vibrar con todo el poder del rock a Morelos.


Fotos: Daniel Galindo(Cortesía)
Corresponsal Cuernavaca: Melanie Wendy C. Barbosa

El Campo Unión Patriotas en Cuernavaca, Morelos, se vivió un sábado lleno de magia, buena música y convivencia que pese a la lluvia que comenzó con Camilo VII permitió sentir el poder de agrupaciones como Kchiporros, DLD, Gondwana y Rabanes entre muchos más.

La banda mexiquense Odisseo, regalaron algunos temas como “Sentimental” y “Corazón de acero” dejandose consentir por su publico y dejaron en claro que su propuesta de rock experimental es capaz de provocar a la gente dejando un grato sabor de boca que no desapareció tras la salida de LNG/SHT, sorprendiendo a quienes aún no les conocían, salto al escenario comiendo bananas y posteriormente regalo algunas al público, además gracias a su música hip hop y punk la respuesta del público fue muy favorable, pero sin duda el momento cumbe de su show fue cuando interpreto el tema “El punk arruinó mi vida”.










Por su parte Chico Trujillo deleito a los presentes con temas como “Así es que vivo”, “Reina de todas las fiestas” y “La escoba”, mientras que con Charles Ans,el público morelense lo recibió con éxitos como “La hoja”, “Si nunca va a amanecer” y por supuesto con temas de su nuevo disco “Sui Géneris”, pero tambien se esperaba la aparición de los Rabanes, quienes interpretando canciones como “Señorita a mí me gusta su style”, “Perfidia”, “Te jodiste” y “La vida” se hecharon al público al bolsillo, pues fueron muy bien recibidos. 


Acto seguido se pudieron escuchar esos cantos a la “Felicidad”, “Ignorancia", "Armonía de amor" y “Verde, amarillo y rojo”, pues el Gondwana no solo se presentó con un repertorio a prueba de balas, si no que con su energía y buena vibra, demostró por qué es el máximo exponente del reggae roots en su país. Gustavo Cordera dió una cátedra de cómo deben ser los verdaderos conciertos de rock, la gente vitoreó todo lo que hizo sobre el escenario, ofreciendo canciones como “Agua de Rio” o “Me la Juego a Morir” las cuales fueron coreadas por el séquito presente, pero con las canciones de “La Soledad”  cimbró el suelo del Festival al recordar viejos tiempos, a sus compañeros y amigos, con lo que las gargantas de los presentes explotaron y las lágrimas no faltaron.










Camilo VII hicieron lo propio con canciones como “Neón”, “Resplandor”, “Amanecer” y “No te puedo olvidar”, demostrando porque se han consolidado ya como una de las mejores agrupaciones de esta generación, y como era de esperarse, DLD que está cumpliendo 2 décadas de existencia eligió temas de todas sus producciones a manera de repaso del soundtrack cotidiano de los amantes del rock nacional: “Animal”, “Arsénico”, “Viernes” fueron algunas canciones en una noche llena de emociones y gritos cuando interpretaron “El Mapa de tus Ojos”, “Mi Vida” cover de José José, ”Todo Cuenta” y “Por Siempre” que denotaron su madurez y su status de gran banda.

Panteón Rococó era el encargado de ponerle la cereza al pastel despues de una larga y emotiva jornada aprovechando el momento para presentarle al público morelense la salida de su nuevo sencillo “El último ska” que aunque no lo tocaron, si deleitaron regalando éxitos como “La Rubia y el Demonio”, “Vendedora de Caricias”, “Esta Noche”, “Aquí Nada Paso”, y “La Carencia”, con la cual todo mundo cimbró el campo de futbol, pese al lodo y la llovizna que aún seguía de forma pertinaz pero que nunca logró que la gente bajara los brazos.


El Festival demostró, en esta segunda edición y en su aún breve existencia, porqué es una de las grandes apuestas musicales para el estado,. Y han amenazado con regresar en 2019. Ojalá así sea.
Share: